El Aluminio es el tercer elemento más común encontrado en la corteza terrestre. Los compuestos de aluminio forman el 8 % de la misma y están presentes en la mayoría de rocas y vegetación, como parte integrante de muchos silicatos (feldespatos, plagioclasas y micas).

Sin embargo el metal como lo conocemos en la actualidad se extrae únicamente de uno de esos minerales, conocido con el nombre de Bauxita. Pero primero debe transformarse en alúmina mediante el denominado “proceso Bayer” para poder ser trabajado a nivel industrial y en nuestro caso concreto extrusionado y transformado.

¿Sabías que la #Bauxita es la materia prima principal para la elaboración de #Aluminio? Se requieren unas 4 toneladas para producir 1 de Aluminio.

El Aluminio, una vez aislado, posee una combinación de propiedades que lo hacen muy útil en ingeniería de materiales, tales como su baja densidad (2700 kg/m³) y su alta resistencia a la corrosión. Mediante aleaciones adecuadas se puede aumentar sensiblemente su resistencia mecánica (hasta los 690 MPa). Es buen conductor de la electricidad se mecaniza con facilidad y tiene costes asequibles. Por todo ello es desde mediados del siglo XX el metal que más se utiliza después del acero.

Es el metal más utilizado desde mediados del siglo XX después del Acero.

Los orígenes del Aluminio

Aunque se ha encontrado arcilla muy rica en este elemento químico siendo usada para la elaboración de cerámica ya por el año 5.300 A.C. al norte de Irak (costumbre que los egipcios y babilónicos prolongaron) el Aluminio no pudo ser aislado o separado de otros elementos hasta mucho más tarde. El proceso se desarrolló de la siguiente manera:

Humphry Davy se basó en la palabra de origen latino “alumen, aluminis” para acuñar en 1809 el término #Aluminio como lo conocemos hoy, para que sonase mejor que “metal de arcilla”. Este término se refiere al “alumbre”, una sal de alúmina y potasa (el óxido de aluminio) que era la forma en que más se encontraba este elemento químico en la antigüedad, y pasó por las formas “aluminum” y posteriormente “aluminium” para unificar la terminación con el nombre latino del resto de elementos.

Fue aislado por primera vez en 1825 por el físico danés H. C. Oersted. El principal inconveniente para su obtención era la elevada cantidad de energía eléctrica que requería el proceso, aunque el problema se compensa con creces gracias a su bajo coste de reciclado, capacidad para reciclarse casi indefinidamente y su extensa vida útil.

Humphry Davy y Karl Joseph Bayer

En 1827 Friedrich Wöhler fué el primero que consiguió separar con cierta fiabilidad el Aluminio por reducción del Cloruro de Aluminio usando Potasio, aunque le costó depurar su métdoco para converir el polvo grisaceo que obtenía con impurezas: hasta 1845 no consiguió pequños glóbulos de un metal suficientemente puro que presentase las propiedades del aluminio.

Carl Josef Bayer fue, no obstante, el químico de origen Austriaco que dio nombre al “proceso Bayer” por el que se extrae la Alumina de la Bauxita atacándola con Sosa Caústica: un paso clave que rebajó el coste del proceso de producción del Aluminio e hizo posible su uso a nivel industrial ya que su precio tras este nuevo proceso llegó a disminuir hasta un 80%.

gráfico cronología orígenes Alumino infografía

La extrusión de Aluminio

Desde el momento en el que Bayer posibilitó el uso del Aluminio en procesos industriales, se han ido depurando las formas de transformarlo, siendo una de las principales, y la que empleamos en AV Alumitran su extrusión.

Este proceso, basado en calentar los tochos del metal a cierta temperatura y hacerlos pasar por matrices con la forma deseada, unido a procesos posteriores para enfriado, tratamientos de superficie como el lacado o anodizado y combinado con cortes de precisión y las combinaciones pertinentes hacen que el número y variedad de soluciones en las que se puede emplear no paren de aumentar.

*Lee este artículo para conocer la extrusión de aluminio a fondo

perfiles de aluminio extrusionados

Por qué el aluminio es clave en sostenibilidad y para el medio ambiente

Si unimos a las múltiples aplicaciones que tiene, su coste razonable y sus características de resistencia, ligereza, durabilidad… sus posibilidades de ser reciclado, y su creciente papel en otros sectores, como la automoción o la arquitectura, reduciendo costes de producción, uso e impacto medioambiental, nos damos cuenta y podemos afirmar sin lugar a dudas que el Aluminio es un material de futuro.

Fuentes:
http://enciclopedia.us.es/index.php/Humphry_Davy
https://es.wikipedia.org/wiki/Aluminio
https://en.wikipedia.org/wiki/Carl_Josef_Bayer